SpanishESEnglish (UK)

Historia / Origen

Vinispana Jumilla se fundó en 1934 en el entorno de la Guerra Civil Española, por un grupo de agricultores (hoy en día ya más 400) que, con gran esfuerzo, ha conseguido hacer de esta bodega una de las mayores productoras y comercializadoras de la Denominación de Origen Vinos de Jumilla, a la cual pertenece desde la fundación de su consejo en 1966.

En la actualidad Vinispana Jumilla está formada por 400 socios cooperativistas, trabajando todos bajo un concepto innovador de calidad y servicio. Su preocupación por elaborar vinos de calidad ha llevado a Vinispana Jumilla a ser la bodega de mayor producción de vinos con denominación de origen Jumilla y sobre todo a salvaguardar su legado y seña de identidad más importante, la variedad Monastrell.

De esta inquietud por mejorar y estudiar la variedad, Vinispana Jumilla se ha convertido en la bodega con mayor producción de vinos de pie franco Monastrell del mundo; su historia y buen hacer han provocado de forma natural que atesoren la mayor extensión de viñedos prefiloxéricos de Monastrell del mundo.

D.O. Jumilla

La zona D.O. Jumilla se encuentra en el área prebética, formado por la transición entre el litoral levantino mediterráneo y la meseta castellano manchega. Destacan los amplios valles, circundados por alineaciones montañosas. El único cauce de agua permanente es el del río Mundo, que discurre en el término de Hellín. 

El cultivo de la vid en Jumilla se remonta a tiempos remotos. Los íberos fueron los primeros que supieron sacar provecho del entorno mediterráneo y su magnífico clima y más tarde los griegos y los romanos introdujeron importantes adelantos en la elaboración y tratamiento del  vino.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la preservación temporal de nuestra zona frente a la plaga de la filoxera que asolaba el continente, favoreció la expansión de los vinos de Jumilla para el  abastecimiento de los mercados europeos mientras sus viñedos se replantaban.

Los cultivos deben soportar un árido clima continental que está suavizado por la cercana presencia de la costa mediterránea, así como fríos inviernos con frecuentes heladas y veranos secos y cálidos donde las temperaturas pueden llegar a los 40ºC. En ese entorno se obtienen bajas producciones en cantidad, pero de alta calidad, que luego se ve reflejada en los vinos, los cuales presentan aromas de frutos rojos maduros confitados, con una gran estructura y cuerpo en boca.

Viñedo

En nuestros viñedos es donde comienzan a gestarse cada uno de nuestros vinos, por eso tienen para nosotros una importancia vital.

El total de superficie cultivada por nuestros socios es de 3500 Hectáreas, repartidas por toda la zona de producción de la D.O. Jumilla, se reparten en diferentes niveles de altitud y de características del terreno, pero donde predominan tierras calizas y pobres, lo que proporciona cosechas cortas en cantidad, pero uvas muy concentradas en aromas y color. Esta gran diversidad es la que nos proporciona la gran ventaja de tener materia prima de calidad y con características diferenciadas, con lo que podemos elaborar una gran gama de diferentes vinos.

El buen cultivo de nuestras viñas está avalado por la experiencia de nuestros agricultores, dado que muchas parcelas han ido pasando de una generación a otra a lo largo de la prolongada historia de Vinispana Jumilla, y siempre asesorados por los técnicos de campo en especial en la época de maduración de la uva, donde se hace un continuado seguimiento para vendimiar las diferentes uvas en su momento más adecuado, según el vino a obtener.

La variedad principal, la que nos da la personalidad y nos diferencia es la Monastrell, que ocupa el 80% de la superficie, la segunda en extensión es la Syrah, que se ha adaptado como ninguna otra a las condiciones del suelo y el clima, y además se cultivas otras como Petit Verdot, Merlot y Tempranillo. Entre las variedades blancas tenemos Airén y Sauvignon Blanc.

Algo muy especial en el cultivo de nuestra variedad Monastrell son las cepas de pié del terreno o pié franco, que son aquellas que no están injertadas sobre un vid americana, lo cual acentúa las características varietales. En algunas parcelas con una estructura especial del terreno, con una costra caliza poco profunda permite que las raíces de las cepas pasen a través de esta costra y ayudado por la sequía y al tierra arenosa no pueda desarrollarse la filoxera.

Elaboración

La elaboración de vinos en Vinispana Jumilla comienza en el viñedo con la selección de las mejores parcelas de nuestros socios y un estricto seguimiento durante la maduración. Tras su selección, transporte a bodega en cajas de plástico de 14 kilos, maceración y fermentación, nuestros enólogos destinan los distintos vinos obtenidos a vinos de cosecha o a madurar en barrica. En nuestra sala Gémina donde se encuentra el parque de barricas nuevas de roble francés y roble americano los vinos se ensamblan perfectamente con la madera para obtener unos vinos de excelente calidad.

Calidad, Medio Ambiente y Seguridad Alimentaria

En Vinispana Jumilla tenemos muy arraigado el concepto de satisfacer las necesidades de nuestros clientes y consumidores, y uno de los factores más importantes es la confianza que pueden depositar en nuestra empresa, para dar cumplimiento a estos planteamientos estamos orgullosos de ofrecer unos procesos certificados por BUREAU VERITAS.

Vinispana Jumilla cumple las normas y procedimientos de calidad gracias a su certificación en Gestión de la Calidad ISO – 9001, Gestión Medioambiental ISO – 14001 y Seguridad Alimentaria IFS y BRC. Además, cumplimos con los requisitos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jumilla y el Consejo de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia.